Disfrutar la Navidad y no engordar en el intento



Seguro ya estás pensando en lo duro que es enfrentar el mes de Diciembre sin engordar, celebrar en familia, comer tus tradiciones, encuentros con amigos…

Desde el 15 de diciembre al 6 de enero hay quienes pueden engordar hasta 15 libras, sin problema y algunos más modestos podrían estar alrededor de las 5 o 6 libras.

Ese no tiene que ser tu caso.

Esta época es maravillosa de vivir, tenemos excusas para reunirnos con la gente que queremos, regalar, reír, comer.

La vida es maravillosa cuando vivimos cada momento.

Sin embargo, el descuidarte totalmente puede hacer que termines perdiendo aquello que has logrado en muchos casos con esfuerzo: tu peso saludable.

Una vez más, la clave es tomar consciencia, el vivir cada día en plenitud también tiene que ver con comer mirando nuestra comida, observando nuestro cuerpo, valorando cada momento.

Te dejaré en este artículo: 15 acciones para mantenerte en forma durante estas fiestas.


1 Prepárate

La organización también es importante en este momento, revisa cuales días serán de celebración y márcalos en tu agenda. Los días normales de tu calendario come sin excesos, baja el consumo de azúcar y evita los alimentos con muchas calorías. Elige en su lugar vegetales, ensaladas y alimentos bajos en grasas y las harinas refinadas.

Pauta 6 días en este mes para celebrar. El resto pueden ser días con comidas normales.


2.- Alterna.

Equilibra los días festivos con los normales, en los días suaves, baja el consumo de carbohidratos y come alimentos altamente depurativos como el perejil, el apio, las alcachofas y frutas como la piña. También puedes tomar jengibre y té verde. Notarás la diferencia, al finalizar estos días. Si ayudas a tu organismo, no solo mantendrás el peso, te sentirás más vital y de pronto con algunas libras menos.


3.- Desayuna muy bien El desayuno sigue siendo la clave para mantenerte sin hambre.

Recuerda desayunar temprano y elegir alimentos altamente saciantes, como la avena, los huevos, la chía.

En mi guía de opciones rápidas y saludables para comer tienes

varias opciones de desayunos ricos en fibra, balanceados y saciantes.


4- Mantente conectado al ejercicio

No te des vacaciones, siempre hay un momento para caminar, bailar y tomar esos 30 minutos de movimiento que te hacen tanto bien.


5.- Elige bien

Las comidas navideñas por lo general son altamente calóricas, sin embargo siempre hay opciones. Come ensalada de entrada si puedes, escoge lo que más te gusta y de ser posible, toma proteínas.

Si la recepción es en tu casa, siempre puedes ofertar opciones ricas y saludables. Si el pastel es inevitable pero has balanceado tu plato, no te impactará. Y eres libre de elegir una pequeña porción.

Prefiere la comida al horno, varias entradas y no te olvides de disfrutar

Y no te olvides de seleccionar de los platos presentados las

mejores opciones, que siempre los hay.



6.- Prudencia con los dulces.

Siempre en todas las culturas hay un dulce tradicional para estos momentos.

Tienes dos opciones: pasar de el en la noche si ya te has saciado y comerlo al desayuno o disfrutar una pequeña porción.

Si eres anfitrión o anfitriona, ofrece el dulce a tus invitados y procura no guardar grandes cantidades para luego.


7.- Continúa con tu rutina de ejercicios y todo lo que enriquece tus días

El horario es determinante, muévete temprano antes de ocuparte, sigue leyendo, sigue con tus pasatiempos.

No te pauses.


8.- No hagas ayuno el día de los eventos.

Lo contrario, come bien ese día, recuerda equilibrando lo que comes, pero no vayas con el estómago vacío a ese almuerzo o cena.

Si no puedes comer completo, un poco de ensalada, unos frutos secos te pueden mantener en calma y no llegar con ansiedad a la mesa. En serio, esta acción hará la diferencia.


9.- Lleva ropa ajustada a las fiestas.

¡Funciona! Si llevas ropa ajustada te será más fácil controlar los impulsos de volver a comer y te recordará que te cuidas.


10- Marca un límite en la bebida.

Una de las razones de mayor peso para engordar en Navidad son las bebidas que como debes saber son altamente calóricas. Ponte una meta, dos copas de vino, dos Ron Ponche o unas pocas cervezas y disfruta.

La verdad, te diría evita el alcohol, pero seamos realistas, seguro quieres brindar y celebrar bebiendo alguna copa.


11.- Come despacio.

Esta es una de mis opciones favoritas. ¿Sabías que el cerebro reporta saciedad a los 20 minutos de empezar a comer? Si comes despacio y masticas muy bien esto influirá en tu proceso de digestión el cual por cierto mejorará notablemente, pero además te hará sentir el estómago lleno y sentirte así más tiempo y pancita llena corazón contento, ¿no es así?


12. Controla.

Esos deseos de picar a todas horas el dulce de la noche, las sobras del día anterior, y los bombones que te regalaron. Come a tus horas y come bien, si quieres un postre permítete una pequeña porción a degustar y saborear temprano y continúa con tu día.

Navidad no es sólo comer, disfruta a tus amigos y familia, mira viejas fotos, busca tus películas favoritas.

Debe ser un tiempo de celebración que en enero no te genere culpa y desesperación.


13. Agua.

¿Seguiremos hablando del agua? Definitivamente si. Porque olvidamos beber agua pura y de calidad, porque es la mejor opción de líquidos durante el día. Porque puedes restar una ingesta calórica excesiva si tomas agua en lugar de jugos azucarados y sodas o refrescos.

Además porque muchas veces lo que tenemos es sed y no hambre y no entendemos a nuestro cuerpo.


14.- Después de comer, un té o infusión caliente.

Esto además de ser un placer maravilloso si lo cultivas, evita el antojo de dulces, te permite una sobremesa alargada y saludable y favorece tu digestión.


15. ¡Come Vive Disfruta!

Esta es mi filosofía de vida.

La vida hay que vivirla, saboreando, disfrutando, eligiendo.

Hay personas que creen que quienes engordan disfrutan más los alimentos, yo digo que no. Que quizá han devorado más alimentos, o pueden servirse más en el plato, pero disfrutar es otra cosa.

Podemos cambiar nuestra perspectiva sobre la comida, mirarla, saborearla, comerla lentamente y agradecer el momento en el cual podemos comer.

Estar consciente mientras comemos, eso es disfrutar.

Un bocado a la vez.

Dejar que nuestras pailas gustativas reconozcan cada sabor y nos transporten a sensaciones superiores solo por vivir el momento.

Respirar y mirar el colorido del plato.

Oler lo que estamos comiendo e impregnarnos de ese aroma.

Entender como este acto nos mantiene vivos y que genial es que nos de placer.

Amar el cuerpo que está albergando esta comida, lo que somos y como estamos.

Si tomamos conciencia del momento en que comemos, dejaremos de sufrir de tantas cosas.

Si vivimos un plato a la vez, un bocado a la vez, conoceríamos la saciedad, una mejor salud y tendríamos mejores experiencias.

Tal como lo comenté en otro artículo.

Comer bien, es un acto de amor propio.

Estar conscientes mientras comemos, es un ejercicio diario de autoestima.


¿Quieres conversar? Contáctame, comervivirdisfrutar@gmail.com o comenta este artículo


Cándida Escorcha

Terapeuta en Banda Gástrica Virtual



9 vistas0 comentarios
Queremos mantenernos en contacto,
Regístrate aquí:
  • Síguenos

Aquí estamos:

Urbanización Industrial Los Ángeles, Plaza + Espacio Planta Baja. Bethania, Panamá.

Teléfonos: 397 3742 / 6998-9708

© 2020 Derechos Reservados Mayolm  Health Center / Desarrollado por Level Up