Un estudio muy interesante realizado por Harvard, a través de Ellen Langer Psicóloga, nos aporta que luego de trabajar con un grupo de personas de mas de setenta y ochenta años, a quienes se le instruyó que debían comportarse como si tuvieran 20 años menos, en tan sólo 5 días empezaron a notar cambios impresionantes asociados con el

retroceso de edad, empezaron a mejorar la audición, la visión, la destreza y la salud.

Este impresionante estudio nos revela cómo el cambio de la percepción puede transformarnos.

Hemos conversado que somos lo que pensamos, que somos lo que comemos, ahora les animo a apropiarse de este pensamiento: Somos lo que vemos, la manera como percibimos algo, puede impactar en ese “algo”.

Diariamente recibimos una gran cantidad de impulsos sensoriales, pero podemos seleccionar que entra a nuestra

conciencia, lo que entra obedece a los patrones que nos rigen, así que estamos en vía a un cambio de perspectiva.

 

¿ Con respecto a qué? Y hablemos ahora en primera persona.

1.- A lo que son los alimentos para mí

2.- A lo que veo y percibo de mi cuerpo

En este camino que llevamos, hemos aprendido sobre el hambre, sobre el amor propio, sobre el poder del pensamiento y ahora, vamos a aprender a seleccionar como verdadero aquello que realmente es; es decir todo lo que construyó muros sólidos con respecto a mi aspecto, mi salud, o una mala relación con la comida lo puedo revertir de tres maneras.

 

1.- Meditando.

Por ahora con las meditaciones guiadas y haciendo del momento de la comida un espacio para disfrutar y estar presente.

Hasta el día de hoy estás escuchando el audio dos, a partir de mañana comienza un nuevo audio de meditación que te ayudará a programar tu pensamiento para elegir, percibir y vivir de manera más plena. ¿estas escuchando el audio?

2.- Percibiendo.

Seleccionando aquellos impulsos sensoriales sobre la comida que realmente quiero para mí.

Cuando vea la comida, a partir de ahora voy a pensar en que es mi buena amiga. La comida nutre, la comida es buena y me sostiene, me permite vivir actuar. Puedo comer lo que desee, si lo deseo, porque cada día selecciono de manera feliz y sin juzgarme o sentir culpa aquello que quiero comer,  como es una decisión personal la mayor parte del tiempo elijo todo aquello que me hace bien, me desinflama, me nutre y me aporta energías.

 

3.- Ordenando.

Dando la orden a lo que entra a mi cuerpo para que se transforme Ahora voy a dar la orden a mi percepción, ¿Cuándo?

Cada vez que me vea en el espejo.

Agradeciendo lo que soy y tengo, sin juzgar ni un gramo o forma de mi cuerpo, seré my best friend.

Ordenando a mi cuerpo que la comida me nutra, pensando en que se transformará en los nutrientes, en la regeneración y en la energía que necesito.

Ordenando a mi cuerpo que perciba el agua que entra a mi cuerpo como un río de hidratación y oxigenación que controla mi temperatura, el estado de mis células, mi vitalidad y fuerza He empezado la siembra.

 

¿Cómo logro fuerza de voluntad?

Recordando que todo esto lo estás haciendo por ti. Por salud. Porque quieres verte bien. Porque eres capaz. Por amor propio.

Porque eres tu principal amor. ¿Aún no lo sientes así?

Empieza a actuar como si así fuera, cambia la percepción.

¡Éxitos!

Queremos mantenernos en contacto

Aquí estamos:

Urbanización Industrial Los Ángeles, Plaza + Espacio Planta Baja. Bethania, Panamá.

Teléfonos: 397 3742 / 6998-9708

  • Síguenos

© 2020 Derechos Reservados Mayolm  Health Center