En la lengua hay poder de vida y muerte;

quienes la aman comerán de su fruto.

Proverbios 18:21 

 

Durante todo este reto hemos conversado sobre entrenamiento del cuerpo y la mente.

Pero hay un órgano muy poderoso capaz de construir o destruir y es la lengua.

Hay muchos estudios que revelan la importancia de cuidar nuestras palabras, las que decimos a otros y las que nos decimos a nosotros mismos.

Dicen que si quieres saber realmente como será tu futuro, te grabes durante todo un día y escuches atentamente tus palabras.

Es sorprendente lo que podemos descubrir.

Hablar con entendimiento es un don humano, puedes conseguir mucha bibliografía sobre esto desde PNL hasta conectar electrodos en nuestra cabeza y medir la importancia de lo que decimos o percibimos.

Cuando hablamos exteriorizamos nuestro pensamiento, cuido mi pensamiento porque será mi destino.

Cuando hablamos exteriorizamos nuestras emociones.

Pero también empezamos a dar marcha, a dar forma y fuerza a nuestros pensamientos.

Ayer tratamos sobre el cuidado de nuestros pensamientos.

Hoy sobre el cuidado de nuestras Palabras.

Si hablas palabras de vida, tendrás vida.

Si te haces eco de comentarios, chismes, estadísticas y todos los temas alarmistas del mundo, en eso se convertirá tu mundo en caos, ansiedad, depresión.

No se trata de obviar lo que está ocurriendo a tu alrededor,

se trata de ser selectivo en lo que aceptas como tuyo y de paso repites.

Esto también va con lo que quieres transmitir a otros.

¿Cómo son tus palabras hacia los demás?

Son de crítica, de tristeza, de entusiasmo, de afirmación .

¿Hablas bien o mal de ti?

¿Aceptas cumplidos?

Todos estos detalles son importantes para lograr esto que te has propuesto Aquí te dejo unas estrategias.

1.- FORMULA EN POSITIVO

Estoy segura que esto ya lo sabes.

Ahora hay que practicarlo.

Formular en positivo requiere de concentración, los seres humanos estamos muy acostumbrados a decir NO.

Te dejaré un ejemplo.

Cuando te planteas una meta, puedes hacerlo de varias maneras.

“No quiero estar gordo” es diferente a “Quiero estar delgado”

Nunca consigo pareja Es diferente a “Estoy preparada para que llegue la pareja ideal para mí.”

El simple cambio de la manera como construyes la Oración, puede determinar el logro de tu meta.

2.- HABLA EN PLAN DE GANANCIA SIEMPRE

“Quiero perder 15 kilos” Es diferente a “Estoy adelgazando hasta lograr X peso”

Tu mente buscará recuperar aquello que ha perdido, así que

por esta razón, no “pierdes peso” sino que “Adelgazas” “mejoras”

3.- CIERRA LA BOCA

Da un poco de risa, pero la verdad, cuando hables con los demás o contigo mismo y estés en el proceso de cambiar a lenguaje positivo, y pienses en soltar una frase negativa hacia otro o hacia ti.

Mejor guarda silencio.

Si enviaste a tu hijo a barrer el salón y no recogió la basura.

Podrías intentar valorar lo bien que barrió el salón y luego con firmeza decirle y ahora ve a botar la basura.

Cuando tengas que mirarte al espejo y veas que aún te faltan 50 kilos que perder, puedes recordarte “Genial que ya empezaste en este reto, a aprender como cuidarte hasta que sea definitivo el cambio.

.- COLOCA RECORDATORIOS POR TU CASA, EN TU ESPEJO, EN TU CELULAR CON TÉRMINOS POSITIVOS.

“Cada día me acerco más a mi meta”

“Puedo lograr esto que quiero”

“Soy suficiente”

“Soy una persona valiosa, entusiasta y muy valiente”

Y cada vez que te tropieces con estos mensajes…

Atrévete a decirlos en voz alta.

Ahora empieza a usar el Poder de la Palabra con los demás.

Para inspirar y para ganar tu propio respeto.

Esta vez, no te agobies cuando las personas te digan que has hecho miles de dietas, que comas un poco más.

Con firmeza atrévete a afirmar.

“Si, anteriormente fue así, más ahora, estoy en un proceso

irreversible de cambio en mi vida” o “Estoy eligiendo qué como y es muy fácil para mí, no gracias, eso no me apetece.” o “Gracias por ofrecerme comida, ya comí lo suficiente”

O Cualquier afirmación que reafirme tu amor propio y autorespeto, sin rabia, con calma con la certeza de decir la verdad.

Y para comenzar este proceso de inspiración.

 

La gente te mira y quiere tener la fuerza de voluntad, la

determinación, las ganas que estás teniendo.

No des consejos.

Actúa en positivo

Sonríe y siéntete a gusto contigo.

 

Viene el momento inspirador, tus hijos pueden ser saludables y sentirse plenos.

Tus amigos pueden transformarse.

Todo porque tú estás feliz contigo.

¡Te van a preguntar qué estás haciendo!

Queremos mantenernos en contacto

Aquí estamos:

Urbanización Industrial Los Ángeles, Plaza + Espacio Planta Baja. Bethania, Panamá.

Teléfonos: 397 3742 / 6998-9708

  • Síguenos

© 2020 Derechos Reservados Mayolm  Health Center