ENTRENO MI CUERPO

¿Dónde estarás en diez años si hoy comienzas a caminar sin parar?

 

Y si hoy comenzaras a estudiar una nueva carrera lentamente, ¿Qué serías en diez años?

Garantizado, si solo comienzas hoy, si solo por hoy haces un pequeño esfuerzo lograrás grandes cosas.

Ya hubo un día en el que hablamos de movimiento, de diversión y de apuntar a 30 minutos de movimiento.

Hoy no hablaremos solo de movimiento sino de entrenamiento.

Muchas personas no hacen ningún entrenamiento porque solo se mueven por fuerza de voluntad.

Y la fuerza de voluntad no es suficiente. Vamos a mirarla un poco.

1.  Tu determinación o fuerza de voluntad es temporal

2.  Tu fuerza de voluntad va y viene, así que puede que cuando la necesites no esté.

Así que habrá que decidir que harás para dejar de tropezarte con “tus días sin movimiento”

Si estás realizando una rutina de ejercicio, continúa, pero también pasa a mirar lo que sigue a continuación, puede serte de mucha ayuda.

No importa si tu sobrepeso es considerable o si solo

tienes un par de kilos de más, si tienes 17 o 65 años.

El movimiento es necesario para ti, para tu salud, para adelgazar y mantener tu juventud y vitalidad.

Si tienes alguna condición médica, como una lesión a nivel de rodillas, puedes consultar con tu médico para que te oriente sobre cual ejercicio realizar (aunque seguro lo sabes)

 

Ahora, veamos cómo lograr que sea permanente.

 

Foco. Determinar lo que de verdad importa. Deberás saber de antemano la tarea pendiente que quieres realizar.

Poner foco en la actividad física te ayudará a descartar otras opciones; planifica tu día y ten presente en todo momento que ese día vas a hacer deporte. Sin dudarlo.

Aplaza o descarta otras tareas menos importantes para el siguiente día.

Organiza tu agenda. La fuerza de voluntad se encuentra al máximo a primera hora de la mañana; aprovéchate de ese extra y realiza la actividad física cuando te levantes.

Si esto no es posible, simplemente tenlo en la cabeza, piensa en ello durante el día.  Incorpora “tus obstáculos a tu rutina” ¿Tienes niños pequeños? Entrena con ellos.

¿Hay que sacar el perro? Entrena con él. ¿Hay mucho que limpiar? Pon tu mejor música ese día y haz tu rutina conocida, entre cada espacio descansa de limpiar 3

minutos y haz estiramientos, sentadillas o flexiones.

Si lo tienes programado, lo harás.

Crea Hábitos. Quítale responsabilidad a tu fuerza de voluntad y empieza a pensar en disciplina, en hábitos. Si repites la tarea día tras día, no necesitarás tanta

determinación.

De esa manera, si siempre sales a caminar, a correr o al gimnasio a la misma hora todos los días, pase lo que pase, no vas a tener que depender de la fuerza de voluntad.

Tu batería se puede agotar, pero si ya tienes el hábito adquirido, tu mente simplemente te va a obedecer, y lo harás sin desgastarte.

Prepara tu entorno. Este punto es básico

Que tu ropa para ejercitarte esté limpia, tus zapatos a la vista. Si vas a la calle busca un compañero o compañera para salir a caminar o al gym.

Habla con tu familia, no eres indispensable, aunque

quieras creerlo. Puedes tomarte 30 minutos solo para ti, y así les enseñas a avalorarse y respetarse a sí mismos.

INTRODUCE LA MEDITACIÓN EN TU VIDA

Para muchos, meditar es aislarse, tener un nivel de conciencia súper elevado que coloca al que medita por encima de los demás. Y no es así.

Basta con tomarse al día 10 minutos en silencio y prestar atención a la respiración, sin otra expectativa.

Solo respirar.

También puedes usar los audios y comenzar por una meditación guiada, más los minutos de silencio.

¿Qué lograrías con esto?

Reducir el estrés y el exceso de cortisol

Enfocarte en el ahora permite llegar a un estado de calma, liberando así ese estrés que perjudica nuestro poco tiempo disponible para ponernos en forma.

Las bondades de la meditación para aliviar el estrés fueron corroboradas en una investigación publicada en la revista Psychosomatic Medicine. En dicho estudio, un equipo de científicos descubrió que

la práctica continua de esta técnica redujo los síntomas derivados por el estrés en pacientes diagnosticados con cáncer.

Además, meditar disminuye los niveles excesivos de cortisol, conocida comúnmente como “la hormona del estrés”; que ocasiona aumento de peso y enfermedades como el síndrome de Cushing.

Te ayuda a superar rutinas de ejercicio. Cuando meditas, puedes enfocar tu mente en tus movimientos atléticos; de esta forma, se te hará más sencillo mejorar tu desempeño en las rutinas que cuesta dominar.

Meditar de forma constante aumenta tu tolerancia al dolor físico. Por muy increíble que suene, este factor tiene su explicación científica.

Las sesiones de meditación de conciencia plena pueden cambiar la forma en la que el cerebro procesa el dolor.

(Puedes tomar nuestro curso de Mindfulness en la página de Instpira totalmente gratis)

Te permite seguir el ritmo de tus sesiones de entrenamiento. Una vez termines una rutina completa, puedes tomarte tu tiempo de descanso para meditar de forma plena. Con esto, no sólo recuperarás mejor tu energía para la siguiente rutina; también le darás la oportunidad a tu mente de ajustarse para el siguiente reto y completarlo con otro enfoque.

Te enseña a respirar correctamente. Es común para algunos de nosotros que una serie de sentadillas o de abdominales nos dejen sin aire y con ganas de renunciar a todo. Esto sucede porque siendo adultos nos acostumbramos a respirar de forma rápida y superficial. Por ello, meditar de manera regular nos recuerda la forma idónea de hacerlo.

Aplica la meditación con respiraciones profundas a tu rutina de ejercicios para mejorar tu rendimiento durante la ejecución de tus ejercicios.

Influye en el estado de ánimo. La filosofía de “vivir en el presente y con calma” que se aprende con la meditación es motivadora y fomenta los pensamientos positivos.

El deporte no es solamente una actividad física, también es mental. Regular tus pensamientos y actitudes a través de esta práctica nos ayuda a mantenernos con buenos ánimos.

 

 

Recuerda nuestra máxima

“Cuido mi cuerpo, por eso cuido mi mente

Cuido mi mente, por eso cuido mi cuerpo”

 

Puedes compartirnos tu experiencia, si se presentan dudas o consideras necesitas apoyo para comenzar.

Queremos mantenernos en contacto

Aquí estamos:

Urbanización Industrial Los Ángeles, Plaza + Espacio Planta Baja. Bethania, Panamá.

Teléfonos: 397 3742 / 6998-9708

  • Síguenos

© 2020 Derechos Reservados Mayolm  Health Center